top of page

Cómo optimizar la prescripción de antimicrobianos en países de bajos y medianos ingresos

Desde bioMérieux compartimos apartes de un reciente artículo publicado por Viecelli T y Rello J*, donde se hace una síntesis del “workshop” sobre los problemas que afectan a los países de recursos altos, medios y bajos en cuanto al uso de antibióticos, realizado en el marco del 10th European Congress of internal Medicine (Málaga 2022).

*European Journal of Internal Medicine 106 (2022) 39–44


Por: Rolando Soloaga. Medical Science Liason


Estrategias AMR/AMS1

  • Mejores pruebas de diagnóstico rápido deberían ayudar a aumentar las tasas apropiadas de antibióticos tempranos, favoreciendo la diversidad en las opciones de antibióticos adaptadas al conocimiento de los patrones de resistencia locales.

  • Las prescripciones deben ser personalizadas, ajustando la dosis, intervalos y formas de administración a las condiciones específicas de los pacientes.

  • La duración más corta de los tratamientos antimicrobianos y el desescalamiento son los principales impulsores para reducir los eventos adversos, ya que las tasas de mortalidad y recurrencia son independientes de la duración de los antimicrobianos.

  • La optimización antimicrobiana requiere un enfoque multidisciplinario y debería ser una competencia central de los especialistas en formación que requieren educación continua.


Puntos de consenso de barreras y tácticas que se destacan1



  • La prescripción de antibióticos de amplio espectro, debido al temor de no cubrir un patógeno específico mientras se espera el cultivo y al escalamiento innecesario cuando aparece fiebre o hipotensión luego de las primeras horas de tratamiento y que muchas veces son debidas a otras causas.

  • La falta de conocimiento de los efectos adversos (nefrotoxicidad, diarrea por C.difficile, presión de selección de cepas resistentes) agrava el problema.

  • En el paciente séptico se resalta la necesidad de obtener hemocultivos y muestras del posible foco infeccioso tan pronto como sea posible.

  • La necesidad de optimizar la etapa pre-analítica; en hemocultivos con énfasis en la antisepsia de la piel, volumen adecuado de sangre a cultivar, equipos de flebotomistas para obtener las muestras y uso de sistemas de monitoreo continuo (impacta en el rendimiento del hemocultivo y disminuye la contaminación). En infecciones respiratorias sugieren los cultivos cuantitativos para diferenciar infección de colonización.

  • Se hace mención a la ventaja de los nuevos métodos rápidos de “point-of-care” (amplificación de ácidos nucleicos, susceptibilidad antibiótica, detección de ESBL y de carbapenemasas) como herramientas para mejorar el diagnóstico de sepsis en forma temprana.

  • Aunque es necesario mayor evidencia, reducir el tiempo de diagnóstico podría mejorar la evolución clínica de los pacientes y disminuir el tiempo de estadía.

  • El diseño de tratamientos empíricos por parte de los programas de Antimicrobial Stewardship se basa en el conocimiento de la epidemiología local por lo que las estadísticas son de un valor crítico.

  • Es necesario individualizar las dosis y conocer las concentraciones séricas de los antibióticos. Aunque el riesgo de complicaciones por dosis elevadas de antibióticos es bien conocido, el temor a las mismas puede llevar a dosis sub-óptimas o a omitir dosis de carga. La consecuencia de esto son las concentraciones sub-óptimas que no permiten alcanzar los parámetros de pK-pD y la asociación con el mayor riesgo de selección de cepas resistentes.

Los países de bajos recursos no solo tienen menor disponibilidad de Programas de Antimicrobial Stewardship y de Control de Infecciones, de antibióticos y de métodos diagnósticos sino también mayor incidencia de cepas multirresistentes como enterobacterales productores de carbapenemasas y/o de ESBL, MRSA, cepas multi-resistentes de P.aeruginosa, A.baumannii y K.pneumoniae.
La consecuencia de todo esto es que el médico tratante debe recurrir a tratamientos combinados que incluyen a drogas nefrotóxicas como por ejemplo colistin. En este contexto, las técnicas rápidas y el conocimiento de la epidemiología local pueden ayudar al desescalamiento y a la adecuación del tratamiento.
  • El uso de biomarcadores como PCT y PCR puede ser un elemento útil junto con el conocimiento de la sensibilidad antimicrobiana del agente infeccioso, control del foco infeccioso y guías locales para disminuir el tiempo de tratamiento.

  • El uso diversificado de antibióticos demostró en algunos estudios, asociarse con menor porcentaje de multi-resistencia.

  • Por último, los autores resaltan la importancia de la educación continua en antimicrobianos tanto para internistas, emergentólogos, como para médicos de unidades críticas.

JUNTOS PODEMOS PRESERVAR LOS ANTIBIÓTICOS PARA LAS GENERACIONES FUTURAS

Dejamos a su disposición otros enlaces de interés para trabajar juntos en la lucha contra la resistencia antimicrobiana. Haga clic sobre cada título.


 

Referencia bibliográfica:

239 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page